No announcement available or all announcement expired.

Semblanzas 2ª Edición

61

Introducción

La presente edición de Semblanzas consta de cuatro breves Biografías. Estos valiosos textos forman parte del trabajo “Nuestra Institución forma parte del Bicentenario de Chile; Primera Compañía de Bomberos de Puente Alto 1929-2010” escrito por el Voluntario Honorario de Primera Compañía Señor Guillermo Peña Vera.

Espero poner a disposición de todos vosotros este invaluable material de manera íntegra, ya que aparte de ser un aporte magnífico a la Historia de Primera Compañía, es una lección de responsabilidad y compromiso con el fortalecimiento de los cimientos de nuestro Cuerpo de Bomberos, o como lo

planteara el propio Peña Vera en el Epílogo de su escrito: “…Lo escrito en esta   reseña de la historia de la Compañía, tiene por objetivo que los Sres. Voluntarios, mantengan en su óptica, una historia fidedigna de nuestro cuartel, servicios, voluntarios fundadores y destacados, que de una u otra forma han dado vida a nuestra Compañía, en estos 81 años de vida institucional, al servicio de la comunidad, en la provincia Cordillera…”

Una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones. El Voluntario Honorario Peña Vera ha fortalecido el eslabón que le corresponde ¿Lo haremos nosotros con nuestras propias Compañías? Planteo el desafío.

Héctor Velozo Real
Inspector Audiovisual
Cuerpo de Bomberos Puente Alto – Pirque

                                                                                                                                                                                

Ángel Pimentel Gómez

En su vida civil, era  jefe de la maestranza de la CMPC y cuando supo que existía la inquietud de formar una compañía de bomberos, él se hizo presente, integrando el grupo de fundadores. Fue un efectivo asesor técnico de la primeras maquinas adquiridas por la compañía, para él los elementos mecánicos no guardaban secretos y por tal efecto, en reunión de compañía realizada el día 30 de julio del año 1941, carro Ford fue investido por su nombre. Cuando se fundó el Cuerpo de Bomberos, se le designó como inspector de máquinas, que para este efecto puso una condición, que al menor desperfecto, trasladaren los carros a la maestranza donde trabajaba y en pocos minutos, estos salían como nuevos. Cuando concluyó su periodo laboral en la CMPC, renunció a su calidad de bombero, aún cuando ya tenia la calidad de honorario y regresó a su tierra que lo vio nacer, el pueblo de Malloco y ahí no se sabe si por nostalgia, o por efecto de su longevidad y tal como el lo anhelaba, falleció en su tierra, con el convencimiento, de haber sido un ser útil a la colectividad.

La Primera Compañía concurrió a sus funerales y le rindieron los honores de reglamento. En esos años nuestra compañía en la celebración de cada quinquenio, designaba delegaciones para visitar el sepulcro, donde descansaban los restos de tal malogrado voluntario.

                                                                                                                                                                                

Luís Lorca Serrano

Oriundo de la ciudad de Santa Cruz, (provincia de Curico) emigró hacia Puente Alto, por el año 1925, siendo muy joven ingresa a la CMPC., donde muy pronto sobresale por su intachable espíritu de responsabilidad, que le permitió ascender a cargos superiores. Ingresó a la Compañía el día 27 de junio de 1932 y fue un  eficiente y entusiasta voluntario por mas de 60 años, ocupó diversos cargos de mando tanto en la Compañía como en la superioridad del Cuerpo de Bomberos, donde logró la condición de Miembro Honorario, que es la distinción máxima que se ostenta de por vida, falleció el día 01 de enero de 1998, con motivo de sus funerales, tanto el Cuerpo de Bomberos como la Primera Compañía, concurrió con una numerosa delegación, a la ciudad de Quillota donde residía, con el fin de rendirle los honores de reglamento.

                                                                                                                                                                                

Eduardo Cordero Baños

Como bombero, fue cirujano de la Compañía por varios años, además ha sido el único profesional que ha ocupado este cargo, que concurría a todos los llamados de incendios en prevención del requerimiento de sus servicios, fue Director dela Compañía en periodos alternados y Superintendente del Cuerpo por siete años consecutivos.

Fue presidente del Rotary Club, en varias oportunidades y como presidente de esta institución fue el gestor de la comisión organizadora del cincuentenario de la comuna de Puente Alto el día 08 de enero de 1948, siendo este el evento de mayor repercusión y jamás repetido en nuestra comuna. Como hombre público, ejerció la condición de regidor de la comuna por dos periodos, como así mismo le correspondió asumir la Alcaldía en calidad de sub-rogante en varias oportunidades, actividad que compartió con el ámbito bomberil.

                                                                                                                                                                                

Belarmino Meza Sepúlveda

Participó en la fundación dela Primera Compañía en el año 1929, oportunidad que es elegido Director, su primer objetivo, fue convocar a la juventud de la comuna, a integrarse a la compañía. En su aspecto público era sub-oficial de ejército del Regimiento ferrocarrileros y postuló junto a otros 3 sub-oficiales al primer curso de la escuela policial, siendo el único seleccionado y fue destinado para hacerse cargo de la unidad policial de Puente Alto. Bueno el Sub-Teniente de Carabineros don Belarmino Meza, fue un jefe consecuente, amigable pero severo. Dicen que cuando citó a la reunión constitutiva de la Primera Compañía, ofreció su casa, o sea la comisaría, para esta como las siguientes reuniones, algunos mal pensados decían que estas reuniones se realizaban con muy buena asistencia, aún más, que por lo general, estas se hacían a calabozo lleno. Al ascender al grado de mayor la institución de carabineros dispuso su traslado a una unidad de mayor jerarquía, precisamente a la cuidad de Curicó, donde termina su carrera policial en el grado de Coronel. Pero cada vez que por razones de servicio debía concurrir a Santiago, hacia su recorrido por Puente Alto, para saludar a sus parientes y a sus numerosos amigos.

Subir